Friday, 19 November 2010

Vinoteca Albert Reichmuth de Zurich

A veces una idea sencilla y barata se convierte en el mejor de los diseños. Eso es lo que ha ocurrido en esta tienda de vinos de Zurich del estudio suizo OOS, las propias cajas que guardaban los vinos se amontonan, entran, salen e incluso vuelan por encima de las cabezas creando una rejilla tridimensional muy atractiva.





Pero hasta lo más simple tiene detrás un trabajo enorme en el que nada se deja al azar, por ejemplo: la barra de bar tiene el color granate brillante del propio vino, los rótulos de señalización estan grabados en la caja como lo estarían las denominaciones de origen, y los downlight del techo tienen las mismas -o casi- dimensiones de las botellas con las que se confunden.



Me gustan este tipo de diseños que con poco hacen mucho, el diseño con mayúsculas. Un ejemplo más donde mirar y aprender.

No comments:

Post a Comment

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...