Monday, 17 January 2011

Llove Temporary Hotel Tokyo

Visto por fuera nadie diría que este edificio fue el elegido por la Tokyo Designers Week para experimentar sobre nuevas formas de hospedaje en un hotel temporal muy creativo. Las instalaciones reunían ocho ejemplos de diseñadores japoneses y holandeses que formularon, cada uno a su manera, una habitación distinta. Propuestas muy interesantes todas, de entre las cuales he escogido cuatro por su efecto sorpresa y singularidad.

Habitación 301, llamada Little Big Room, diseñada por Hideyuki Nakayama. Sus paredes arrugadas de papel responden a un intento de "meter" una habitación tradicional japonesa en otra exactamente igual pero de un tamaño ligeramente inferior. De ahí los pliegues que se forman al encajar una dentro de otra.



Habitación 302, llamada Buried, diseñada por Yuko Nagayama. Una estancia que parece estar en un bello jardín japonés. Intuyo que esa cama de piedras no debe ser muy cómoda pero la idea transmite una gran serenidad, verdad? La iluminación desde el suelo hace el resto para crear un efecto sensacional.



Habitación 307, llamada Llayers Llove Hotel, diseñada por Richard Hutten. La característica principal como puede apreciarse son las diferentes capas superpuestas que conforman toda la habitación. Desde el suelo formado por variados azulejos van subiendo por las paredes capa tras capa, con patrones y colores diferentes, hasta llegar al techo. El único mobiliario existente es una cama-mesa-almacenaje en medio del espacio que también se ha generado por superposición. Muy original y colorida.



Habitación 308, llamada In Llove, diseñada por Pieke Bergmans. Por último la habitación más sensual de todas, gracias a una cama-colchón que se curva y retuerce suavemente evocando la pasión y el romance. La luz tenue juega un papel importante marcando los pliegues de la cama y creando zonas entre luz y penumbra para obtener la atmósfera perfecta para una pareja de amantes.



Si váis a Tokyo y queréis alojaros en un sitio diferente ya sabéis que podéis disfrutar de una nueva experiencia, eso sí por una única noche, en este Llove Hotel surgido de una extraña pero enriquecedora combinación de la creatividad japonesa y holandesa.

1 comment:

  1. Feo por fuera y bonito por dentro, me encanta la cama, el colchon es larguisimo, incluso te puedes tapar con el.

    La lampara de la habitación no me gusta parece un riñon colgando.

    ReplyDelete

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...